lunes, 18 de octubre de 2010

Una chica electrizada

Tío, he conocido a una mujer estupenda, estupenda.
–¡Guau! ¿Y qué?
–Pues eso, estupenda, lo que pasa es que… ¿cómo te explico? Es como que da corriente.
–¿Cómo que da corriente? ¡Cómo va a dar corriente una chica! ¿No será que tú te cortocircuitas con ella?
–No, en serio, aunque más bien es que me da grima.
–A ver…
–Resulta que quedamos el otro día por primera vez para cenar en el Rocás, ya sabes, cena romántica para dos en la terraza a la luz de las velas y violines compactados de fondo. Después de los postres, botella de vino y chupitos de hierbabuena, se me soltaron las manos chispadas, le cogí las de ella, se las besé y luego seguí hasta la boca. En eso que noto que se va.
–¿Se fue?
–No, no es que se fuera de allí, sino que se medio desmayó, la tuve que sujetar para que no se cayera al suelo. Puso los ojos en blanco, se le contrajo la cara, le tembló todo el cuerpo y en segundos me estaba mirando y hablando de nuevo como si simplemente se hubiera despistado un momento.
–¡Qué dices! ¿Y qué le pasó? ¡Qué besazo!
–Calla, calla. Se me quitó la chispa de golpe, me quedé perplejo: cuando me di cuenta tenía hasta la boca abierta. Me dijo que no me preocupara, que estaba bien. Me contó que la habían operado del corazón, que nació con un defecto y que le pusieron un aparato en el pecho que cuando el ritmo se le altera, descarga una corriente eléctrica para meterlo en vereda. Que no pasaba nada, que el aparatito -desfibrilador automático me dijo que se llamaba-, como yo acababa de comprobar, funcionaba perfectamente.
–¿Y en serio que te dio corriente? ¡Impresionante!, ¡qué mujer!
–Que no, hombre, que no. Bueno, yo en ese momento no noté calambres ni nada.
–Mmm… ¿puedo preguntarte una cosa?
–¿Qué cosa?
–Esto… ¿y si le salta el aparatito siempre que se le altera el ritmo, cómo…?
–¿En qué estás pensando?

–¡Ah! Ya veo que a ti también te tiene preocupado.

1 comentario:

  1. Me he reído y me ha dado pena a la vez. Querer y no atreverse. Amar siempre es un riesgo. El placer, también.
    Un beso con aislante

    ResponderEliminar