viernes, 19 de noviembre de 2010

Fantasmas

El alisio de noviembre agitaba las cortinas. Me despertó el roce del clarear el día, todavía oscuro para cobijar sombras. Sombras inquietantes, conocidas. Antiguas. Negras, muy negras. Amenazantes: cómo había osado desafiarlas desertando. Sombras envidiosas, ahora deformes y decadentes. Sin sentido, sin futuro ni presente, venían a recuperar el pasado, que era lo suyo. Pero eso sería ya imposible, aún no sabían que estaban acabadas, derrotadas en una batalla en que la desigualdad cambió de bando. Los muertos pierden, solo se quedan con energía para hacerse crecer los pelos y las uñas, para asustar desgreñados, para arañar traicioneros. Los malos muertos, celosos de los vivos.
            Amaneció, no podía ser de otra manera.

11 comentarios:

  1. Qué pesadilla más viva!!! Buenísimo texto, de ponerse los pelos como escarpias.
    Esas entrañas están empezando a escribir de corrido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ESTUPENDO!
    No podía ser de otra manera.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Si me despierto después de ese susto, sólo me queda una cosa: un café. No. Mejor una Tila para relajarme. Siempre me lo he preguntado: ¿y por qué ocurre?. Quizás sea eso: el celo de los vivos. GENIAL tu propuesta!!!. Un beso,

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, amigos, por los comentarios. Es un texto de batallas ganadas, a quien le tiene que dar miedo es a las sombras, acabadas.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena. "Batallas ganadas", Eros versus Tanatos. Así, así, escribir con los sentidos, así me gusta.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Claudio, algo tienes tú que ver. Besos

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por el piropo. De la escritura, estoy seguro, no se sale de la misma manera que se entró. Como dijo un famoso alpinista, acerca de la ascensión a una montaña: "Sube una persona. La que desciende es otra diferente".

    ResponderEliminar
  8. Ángeles, he llegado hasta tu blog a través de La Esfera Cutural, he colocado un enganche con el mío, espero que no te moleste. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  9. Claudio, no pienso salir.
    Patricia, encantada de que estés por aquí. Besos

    ResponderEliminar
  10. Fluyen tus pensamientos y tus palabras, Mari. Sigue creciendo a través de tus palabras y sique emocionándonos.

    ResponderEliminar