miércoles, 16 de marzo de 2011

Muerte fría, vida caliente


Fría, muy fría la cara de la muerte. Siniestra. Blanca, seca, endurecida. Sin pulso, agotado el deseo con el último latido del corazón, con el último suspiro del alma. Expirar, abandonar, cerrar los círculos de la vida. Terminarse.
            Hasta entonces abrir, circular, pulsar, no parar. Girar y girar en espirales cósmicas, universales, siempre ascendentes. Y nunca mirar hacia abajo, que hace frío y está oscuro, sino hacia arriba, al calor del sol y a la luz de la luna. Al brillo de las estrellas.
            Vida caliente, cuanto más caliente más apartada del frío eterno. Rica vida amorosa, de pasiones desbordantes y deliciosas. De pieles cálidas entregadas en goces compartidos, a placeres lujuriosos. Besos que se contagian, infectados de vitalidad sin antisépticos. Abrazos encendidos y poderosos. Caricias tenues que extravían los sentidos gobernados de sensualidad inconsciente. Sudores mezclados de fluidos primigenios que manan de las mismas fuentes de la vida, creadores del mundo, perpetuos. El éxtasis del deseo, poderosa fuerza irreprimible. ¿Para qué reprimirla?
Amar para vivir en colores, combinados en matices revoltosos e imprevisibles. Fascinante incertidumbre que siempre quiere más. El deseo insaciable que nos aleja de la muerte, y que nos acerca cuando se agota. Que no entiende de edades, ni de físico. Tampoco de física, que no cuantifica, el deseo solo cualifica para existir. Sin deseo, el vacío, el no ser.
Total, ¿para qué vivir sin pasión? Para nada.

9 comentarios:

  1. ¿Cómo vivir sin desear?. Y, como bien dices: ¿Para qué reprimir el deseo?. De verdad Ángeles, no me canso de buscar recovecos en éste, tu último texto. Ya sin entrar en lo que da de sí (que ya se pudo oir una buena muestra anoche en el programa de radio), ¡está tan pero tan bien escrito!. Una maravilla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como dije en La Esfera, ¿para qué vivir sin pasión?

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a los dos por compartir pasiones. Bs.

    ResponderEliminar
  4. La muerte es la desaparición de todo deseo.
    Qué texto más vivo! Qué energía transmite! Puro deseo, en el más amplio sentido de la palabra.
    Excelente

    ResponderEliminar
  5. ÁNGELES
    Vivo apasionada vivo más,alejo a la muerte eso me gusta , buen consejo, me encanta.
    Genial

    ResponderEliminar
  6. ANGELES
    La señora anónima te conoce un poquito te quiere mucho y también te echa de menos
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Angelita, por quererme y por querer estar por aquí. Besos

    ResponderEliminar