viernes, 8 de abril de 2011

Sonrisa

Sonríe. Qué bello eres cuando te ríes. Me embelesa esa forma tuya de sonreír a medias, como invitando a descubrir la otra mitad misteriosa. Esa que solo compartes con los que se atreven a indagar curiosos, los que se animan a dar una vuelta más a lo aparente para descubrir lo inaparente. La parte que reservas para intercambiar con los que tienen algo que aportar. Si no, para qué abrirla a invitados que no saben degustar golosinas.
            Tu risa es un imán que me hechiza. En tus ojos hipnotizadores contemplo el brillo negro de los míos encendidos. Tus palabras embrujadas prenden la mecha de mis pensamientos hasta ponerlos en ebullición, retantes, incitantes, insinuantes. Tentadoras.
            El vértigo se me instala en la barriga en forma de estrellitas puntiagudas que pican al girarse nerviosas. Y yo no puedo parar, también quiero girar, coger, soltar, saltar, correr, sudar, mirar, oler, respirar. Tocar, besar.

10 comentarios:

  1. Yo sí que me he quedado embelsada leyedo esta narración, tambien las tres anteriores, que por mi falta de conocimientos no soy capaz de hacer un comentario adecuado e inteligente, pero los he leido varias veces porque me encantan.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico, Ángeles.
    Beso. Y sonrisas. :)
    Blanca.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Marimer, me alegro de embelesarte, y no dejes de hacer comentarios, aquí somos todos igual de inteligentes.
    Gracias, Amando y Blanca, qué bueno que les gustara.
    Besos a todos

    ResponderEliminar
  4. Que bella recreación del deseo que surge a partir de la ensoñación. Cuál será el secreto de que surjan deseos desde la sonrisa, la mirada, los silencios expresivos y las palabras en el momento y lugar exactos. No lo se. Pero existe. Y son exactamente "estrellitas puntiagudas". ¿Quién no las ha sentido?.

    Muy buen texto Ángeles.

    ResponderEliminar
  5. Es verdad, Miguel, qué curioso que haya personas que nos hacen rodar las estrellitas sin que sepamos muy bien por qué, ni falta que hace. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantando, es muy bello. Al principio pense´en la sonrisa de niña, una amiga o amigo, pero fue en crescendo hasta hacer saltar.

    Dácil Martín

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Dácil, me alegro de que te gustara. Bs.

    ResponderEliminar
  8. Estupenda narración. Una más de la cadena que engancha, hasta el punto de querer leer algo nuevo cada día; cosa improbable, porque en el fondo, hay que degustar varios días cada texto, para luego disfrutar de otro nuevo.

    Rodrijul

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Rodrijul, por andar por aquí, es un placer que te gusten mis textos, trataré de que sigas disfrutando de ellos.

    ResponderEliminar