martes, 28 de junio de 2011

Tierra de hielo

En el volcán Snaefellsjökull empezó el Viaje al centro de la Tiera
Más fotos
Viento. Vientos antiguos que ya no encuentran con qué tropezarse. Imparables, gélidos. Colinas gastadas, valles asolados por hielos arcaicos. Vientos actuales que trasportan fríos eternos. Aires puntiagudos que se clavan en el alma para moldearla a su gusto, tratando también de borrarle aristas, de erosionarla.
            Tierra de fuego que bulle hirviendo bajo la apariencia helada, amenazando tentadora. Vapores exuberantes entre las grietas, narcotizantes incitadores a viajes al centro de la Tierra. Historias de elfos y troles, de gente escondida que campa a sus anchas entre hielos y fuegos.
            Agua salvaje, malcriada descendencia glaciar con reflejos embaucadores de arcoíris. Embrujada.
            Sol de medianoche u oscuridad a mediodía, desconcentrante day-lag.
            Territorio extremo, implacable. Solo apto para los que han aprendido a navegar entre tormentas árticas.
            Indómito paisaje citado con palabras kilométricas, impronunciables, inventadas deliberadamente para investir lo que no había sido dicho, lo que no existía por no nombrado. O inventadas irónicamente para retar a hablantes extranjeros, para jactarse de la grafía particular que matiza su lengua esdrújula a saltos.
            Orgullosos en sus latitudes, ignorantes de nacionalismos miopes, invitan a conocerlos para que el mundo sepa de ellos más allá de las cenizas volcánicas que paralizan el cielo de occidente de cuando en cuando.
            Iceland, la tierra de hielo.

7 comentarios:

  1. Precioso!. Has estado en un mundo mágico!

    ResponderEliminar
  2. Buena descripción. Nos has transportado al mundo de hielo. Me encanta.
    Saludos Esther

    ResponderEliminar
  3. Y a pesar de esa Naturaleza salvaje o tal vez por ello, son avanzados, evolucionados y tolerantes, según he leído, con familias que tras los divorcios, nuevos matrimonios y nuevos hijos crecen y se cuidan como una gran tribu.
    Me gustaría conocerlos
    Nieves Díaz

    ResponderEliminar
  4. Ángeles Jiménez29 de junio de 2011, 0:48

    Gracias, chicas. Cierto, es una tierra espectacular, exótica y misteriosa. Me alegro de que les haya gustado mi descripción.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me sorprende un lugar donde el frío y el fuego, tan aparentemente en las antípodas, vivan en armonía. Me sorprende el orgullo de pertenencia de sus gentes a una tierra tan hostil, buscando en su idioma "inhablable" y sus leyendas motivos para engrandecerse más allá de sus costas. Me sorprende cómo has podido captar todo eso en solo unos días. No dejas de sorprenderme. Buen retrato, Ángeles.

    ResponderEliminar
  6. Por unos minutos he estado allí. No, qué va, la sensación dura... Islandia se te mete en los sentidos.
    Qué envidia, todo lo que has vivido! Y qué suerte que nos hagas partícipes!
    Un abrazo de hielo ardiente.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, amigos, ha sido un placer compartirlo literaria, radiofónica e informáticamente con ustedes, maravillas de la virtualidad de facebook, hechizante también la magia del siglo XXI.
    Besos

    ResponderEliminar