domingo, 22 de enero de 2012

Pizzas para todos


Anoche fuimos a cenar a un restaurante que nos encanta, aunque no sé muy bien por qué, es raro que nos atiendan bien. Bueno, es raro que nos atiendan, punto. Pues deben de ser delirios de la inercia, ¿vamos donde siempre?, y nadie replica porque le tocaría pensar alternativas, total, es fácil aparcar.
            Al sentarnos ya notamos que no iban a faltar a su costumbre de amabilidad desbordada con demora exasperantemente hambrienta. Pero el hambre agudiza el ingenio y Roberto acertó en la propuesta de la noche, incluso del año. Todos pensamos que cómo era posible que no se nos hubiera ocurrido antes, con la de veces que se había repetido la escena.
- ¿Qué les parece si llamamos a Telepizza, encargamos pizzas y cervezas para todos y damos la dirección del restaurante? –así de simple.
En quince minutos un motorista de rojo nos traía la cena a la mesa sin que todavía el camarero nos hubiera cogido la comanda. Pizzas calentitas, cervezas heladas, olores deliciosos. Nuestros hambrientos compañeros de salón nos miraban disimulados, los camareros, atónitos, el encargado sin saber cómo reaccionar.
Uno de los camareros, no sé si el más atrevido o al que le tocaba atendernos, se acercó a preguntarnos qué íbamos a tomar:
- Una botella de agua, grande, por favor. Gracias.
En otros quince minutos la mesa para doce de la derecha estaba autoabasteciéndose igualmente, pero de comida china, y la del fondo repitió nuestro menú. Todos pidieron botellas grandes de agua para hacer gasto y que no fueran a pensar…
Cuando el cuarto motorista llegó al comedor, el encargado se vio obligado a intervenir:
- Señores, ¿pero qué es esto?, ¡consumiendo comida traída de otro sitio en mi restaurante! ¿Cómo va a ser esto?
Roberto también se sintió obligado a intervenir:
- Caballero, es que de verdad lo que ustedes sirven primorosamente es el agua.

5 comentarios:

  1. Jajaja pero que situación más cómica, de lo más surrealista. Qué bueno que le vuelvas a dar al teclado.

    ResponderEliminar
  2. Situación un tanto esperpéntica, con la que nos identificamos muchos usuarios de algunos restaurantes de Tenerife; pero ¿ocurrió de verdad?

    Saludos cordiales.

    Rodrijul

    ResponderEliminar
  3. Gracias, chicos, es pura ficción basada en un comentario de mi amigo Miguel.

    ResponderEliminar
  4. Después de leer tu historia, estoy tentado a hacerlo de verdad. Ya me he apuntado el teléfono de Telepizza en el móvil. Y es que a veces....

    ResponderEliminar
  5. Deberíamos organizarlo para la próxima vez, en plan protesta.
    Bs

    ResponderEliminar