martes, 31 de julio de 2012

Niveles de lectura


Leer lo que se dice leer lo sabemos hacer casi todos por aquí. Que no es así en todas partes ni aquí ha sido siempre así también hay que tenerlo en cuenta, aunque lo olvidemos por el hábito de lo que parece innato pero que tuvimos que aprender alguna vez.
Una de las revelaciones más gratificantes de la vida se nos pasa casi desapercibida por su precocidad para el entendimiento: darle sentido a los símbolos negros sobre blanco que habrán de insertarnos en el lenguaje universal, en la cultura: aprender a leer y a escribir. Primero son símbolos aislados que luego se unen en palabras que al principio no nos invocan nada, pero qué revelación la primera vez que al unirlas descubrimos el sentido que no les habíamos visto por separado. Qué revelación la primera vez que entendemos una frase completa o una historia completa. Qué revelación cuando empezamos a entender lo que dicen los letreros o los anuncios en la calle, o los nombres y la dirección de las cartas que llegan a casa, o los grandes caracteres de los periódicos o las revistas del quiosco.
Con el tiempo, a los que disfrutamos de las letras, se nos revelan en toda su dimensión cultural cuando aprendemos a apreciarlas en sí mismas, cuando nos emocionamos con los grandes por primera vez, cuando comenzamos a posicionarnos en los libros que elegimos, lo que nunca conseguiremos porque eso agotaría nuestras lecturas y a nosotros mismos. No es posible vivir sin leer porque construimos nuestra subjetividad a partir de lo que interiorizamos leyendo, si no, seremos pura y plana objetividad sin posibilidades. Por eso hay que ser cuidadoso con lo que se elige, no vale todo porque nada es inocuo. Si no, que se lo digan a los represores de la Historia que gustan de empezar quemando libros, aunque siempre me he preguntado cómo los eligen por peligrosos y subversivos cuando seguro que no los han leído. La gente leída no quema libros, es sacrilegio, tampoco tiene necesidad de reprimir, está ocupada en asuntos más interesantes.
Otra cosa son los niveles de lectura, porque como escribí antes, leer leemos casi todos. Conozco gente que lee continuamente y que parece que los libros no pasan por ellos, no les dejan huella; conozco gente a la que le deja huella hasta la publicidad de los transportes públicos. Y es que no vale leer de cualquier manera cualquier cosa, hay que bucear hasta encontrar el tesoro escondido en todos los buenos textos, encontrar nuestros textos. Leer como entretenimiento no está mal, pero puede acabar siendo una pérdida de tiempo si no aprovechamos lo que los libros tienen que decirnos, si no elegimos libros que tengan algo que decirnos, si no nos dejamos decir.
Llegado el verano, qué mejor momento para dejarse seducir. Felices y deliciosos flirteos.
Buen verano a todos.

6 comentarios:

  1. Yo de quemar, me quedo con comer: devorar libros unos tras otros hasta nunca saciar. Feliz verano amiga!

    ResponderEliminar
  2. Hasta nunca hartarte, pura glotonería literaria para ti también.
    Buen verano, Bs.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, glotonería literaria incluida.
    Besossssssss

    ResponderEliminar
  4. Yo soy uno de esos a los que les toca enseña a leer. Es increíble ver el avance, los pequeños textos que van fabricando... Me empacho de su ilusión, que es la mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué placer debe de suponerte participar de ese rito de pase, es como un segundo nacimiento para poder empezar a moverse por el mundo.
      Gracias, Guillermo por pasearte por mi blog.
      Un beso

      Eliminar