sábado, 20 de abril de 2013

Embarazosa


–¡Qué me dices! ¿Embarazada? ¡No me lo puedo creer!
–Lo que oyes, así, tal cual, y tan tranquila que va por la calle luciendo su panza.
–Desde luego, algunas no tienen vergüenza.
–¡Qué va! Ni la más mínima. Yo creo que lo engañó. Él parece un hombre cabal que no se hubiera enredado en esto sabiendo la edad que tenía.
–Igual le mintió y él pensó...
–Si es que ella… como se viste, no aparenta...
–Pero él algo supondría porque se lo habrán tenido que hacer en el hospital.
–Claro, si no, con más de cincuenta...

3 comentarios: